jueves, 26 de septiembre de 2013

La base de la relajacion profunda: Liberarse de la piel del plátano

Hace ya unos cuantos años tuve una compañera de trabajo que cada vez que se comía un yogurt tiraba el envase en la basura de "orgánico" y por más que le decíamos que eso no era correcto, ella se empeñaba en que era el yogurt y como tal era orgánico....

Lamentablemente muchas personas hoy en dia siguen viviendo con esta creencia, que el envoltorio, es decir, el cuerpo, es lo mismo que el ser que lo habita....y asi con todo, tendemos a confundir, en el sentido de "fundir" en uno, identificarnos "con".....

Cuando dirijo las relajaciones en clase de yoga no preparo nunca lo que voy a decir, mas bien me dejo llevar y permito que las palabras que guian a las personas a relajarse broten directamente sin la intervención de la mente que solo uso para ordenar las palabras y que tengan sentido formando frases coherentes.... El alumno por su parte debe, con la práctica,  lograr abandonar el cuerpo para que la energía se mueva sin encontrar ningún bloqueo a su paso, ni mental ni físico.

Entonces ayer vino a la mente una comprensión de lo que esto significa, gracias a un símil. Vereis;
Los ejercicios de yoga vienen a ser como un alimento, tienen el mismo poder ya que nutren, dan energía y vida, curan enfermedades.... Podemos decir que es como el acto de comerte un plátano. Lo importante de cada ejercicio de yoga es "comerte el plátano" y desechar la piel puesto que el ejercicio es un medio, no un fin ¿que quiero decir con esto? Que cuando nos relajamos despues de la clase hay que soltar todo, absolutamente todo, desapegarte del proceso, de los propios ejercicios, desapegarte hasta de tu cuerpo y mantenerte en este estadío intermedio donde el milagro de la vida ocurre.

Al igual que no somos conscientes de que nuestro cuerpo hace la digestión ya que esto sucede de forma autónoma, los ejercicios de yoga tambien son digeridos. Pero, (y esto es la clave)  para que la nutrición de los ejercicios se de,  hay que permitir ese tiempo de retirada de la "piel de plátano", porque es en ese preciso instante cuando hemos concluído de forma eficiente nuestra práctica de yoga; justo después de "comerte" lo de dentro.